La gota es un tipo de artritis y se produce cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y provoca la inflamación de las articulaciones. Si la concentración sérica de urato supera la zona de saturación fisiológica (alrededor de 7,6 mg/dl (miligramos por decilitro)), se originan cristales de urato monosódico que se almacenan en el cartílago y los tejidos periarticulares de las articulaciones periféricas.

Desde el punto de vista clínico, el depósito continuado es silencioso y casi 10% de los pacientes desarrollan hiperuricemia, que dará lugar a la gota clínica. La gota aguda, en cambio, es una afección muy dolorosa que afecta a una sola articulación. La gota crónica consiste en episodios repetitivos de dolor e inflamación, en los que puede verse afectada más de una articulación.

Con un diagnóstico precoz, tratamiento y cambios en el estilo de vida, la gota es una de las formas de artritis más manejables.

Remedio para la gota

¿Quién puede padecer gota?

Muchas personas pueden padecer gota:

Los hombres son más propensos a padecer gota que las mujeres.
La enfermedad suele aparecer en personas de mediana edad, aunque las mujeres no suelen padecer gota antes de la menopausia.
Las personas más jóvenes rara vez desarrollan la enfermedad, pero si lo hacen suele ser más grave.

Si la enfermedad se diagnostica al inicio de los síntomas, la mayoría de los enfermos pueden llevar una vida normal si siguen el tratamiento correctamente. Para otras personas de edad avanzada, la reducción de los niveles de ácido úrico en sangre puede conducir a la desaparición de los tofos y a la mejora funcional de las articulaciones. En general, la gota es más grave si los primeros síntomas aparecen antes de los 30 años. El síndrome metabólico y las enfermedades cardíacas contribuyen a la muerte prematura de los pacientes con gota. En algunos casos los tratamientos no son eficaces con los pacientes, y las razones para ello son la falta de seguimiento del tratamiento, las bajas dosis de medicamentos y el alcoholismo.

¿Qué causa la gota?

La gota se produce cuando una sustancia del cuerpo llamada urato se acumula y forma cristales en forma de aguja en las articulaciones. Esto provoca: dolor, hinchazón, enrojecimiento, cambios en la forma de mover y utilizar la articulación afectada.

Los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar gota:

  • Tener concentraciones elevadas de ácido úrico, aunque no todas las personas que las tienen desarrollan gota.
  • Tener antecedentes familiares de gota.
  • Ser mayor.
  • Beber alcohol.
  • Comer alimentos ricos en purinas (sobre todo de origen animal), una sustancia que se descompone en urato.
  • Tomar bebidas que contengan jarabe de maíz de alta fructosa, como los refrescos carbonatados.
  • Ciertas condiciones de salud, como el sobrepeso o la obesidad, la presión arterial alta y la enfermedad renal crónica.
  • Tomar ciertos medicamentos.

¿Cuáles son los síntomas de la gota?

El síntoma más común es el dolor en la articulación afectada, como el dedo gordo del pie. A menudo, los ataques de gota comienzan repentinamente durante la noche y el dolor es tan intenso que puede despertarle. Además, la articulación puede estar hinchada, roja, caliente y rígida.

Los ataques de gota suelen producirse en una articulación. Los siguientes factores pueden inducirlos: ciertos alimentos, alcohol, ciertos medicamentos, traumatismos físicos, ciertas enfermedades.

Los ataques suelen mejorar en una o dos semanas. A menudo, no hay síntomas entre los ataques. Algunas personas pueden tener ataques frecuentes, mientras que otras pueden no tener otro ataque durante años. Sin embargo, con el tiempo, si no se trata, los ataques pueden alargarse y ser más frecuentes.

Algunas personas con gota pueden ser más propensas a tener otras afecciones o complicaciones, especialmente con el corazón y los riñones.

¿Cuál es la mejor manera de tratar la gota?

En la plataforma 24go puedes encontrar muchos remedios caseros para la gota (y otras enfermedades) que te ayudarán de forma natural y segura:

Medicamentos para la gota Alemania
Medicamentos para la gota Italia
Medicamentos para la gota Francia
Medicamentos para la gota España
Medicamentos para la gota Polonia
Medicamentos para la gota Países Bajos
Medicamentos para la gota Suecia
Medicamentos para la gota Portugal